sábado, 22 de diciembre de 2012

El día de los descubrimientos



Queridos feligreses. Estamos reunidos aquí, hoy, gracias a un error de cálculo de los antiguos mayas. Demostremos todo nuestro agradecimiento visitando generosamente las cajita de limosna y no nos limitemos a sonreir de felicidad porque las buenas acciones se miden por hechos y no solamente con intenciones.

navidad

La intención la miden en los juzgados, en la calle, en la casa, pero no en esta parroquia. Intentó hacer esto o lo otro. Si lo consiguió hacer, la pena es más grande que si sólo trató de hacerlo. La intención negocia un cierto grado de perdón: “perdón, no fue con intención que te haya pisado”. Es decir, está relacionado con la conciencia. Ahora, seamos conscientes y pasemos a otro tema, no era mi intención aburrirlos con esto.

Se acerca la Navidad, el día de los descubrimientos. Ya hice mis compras y ya están los regalos en sus respectivos envoltorios que con gran esfuerzo y amor, ha empacado la Secre. Esos regalos brillarán mientras estén en esas condiciones al lado del árbol y deslumbrarán los ojos de grandes y niños, esperando que lleguen las doce de la noche del día 24, para ser abiertos.

En ese momento se descubrirán los secretos mejor guardados en este año. Sabremos quienes en la familia son más generosos. Descubriremos o confirmaremos quienes son los más tacaños. Es el momento de descubrir los verdaderos tamaños de cada uno (ritual que se repite y se olvida, todos los años), las tallas de camisa, de pantalones, de interiores y camisetas. “¿No eras esa talla? Juraría que sí, luces tan delgada. No te preocupes tiene cambio”. Los gustos por los colores vuelven al escenario: “¿cómo así? No te gusta ese bello color mango revolucionario? Pero si el otro día dijiste que te encantaba, por eso te lo compré”.

La Secre descubrirá que tanto tiempo, esmero y amor invertido en empacar los regalos, se perdió, al empezar a recibir los niños los suyos. “¿Por qué los grandes me complican la vida envolviendo cada celebración mis regalos? ¡A romperrrrrrr!” y empieza la batalla que cubrirá el piso de papeles de regalo rasgados en todos los tamaños y formas.

Descubrirán que Santa, Papá Noel, el Niño Dios –quién carajos se tome el tiempo de medir su comportamiento en los últimos doce meses y traerles estos presentes- acertó en lo que querían. Bueno, no en todo, pero al menos en uno sí.

Yo, por mi parte, me descubro ante ustedes, para desearles a todos, pero a todos, todos, una muy Feliz Navidad. Pásenla bien, muchas bendiciones y abrazos, para ustedes y los suyos.

jomonk2 Firma200i2

domingo, 9 de diciembre de 2012

Estamos listos para el 21 de diciembre


Estamos listos para el 21 de diciembre
Yo no soy de los que creen en profecías, pero no puedo negar que me siento un poco nervioso a medida que nos acercamos… o debería decir, a medida que se acerca el 21 de diciembre. En abril 16 de 2010 ya habíamos hablado de este suceso en el sermón de esa semana. Si quieren leerlo está aquí.

alineacion-planetaria

Con la Secre estamos preparándonos por si acaso. Lo primero hicimos fue tratar de entender cómo será ese día. Después de arduas investigaciones ella dedujo que será un viernes. Enseguida, empezamos a listar las posibilidades de cómo ocurriría. Al llegar el solsticio de verano (del hemisferio sur) ¿explotará la tierra en mil pedazos? ¿Caerá una lluvia de meteoritos invisibles que nos volverán picadillo? En realidad, nos centramos en dos opciones: ¿Ocurrirá todo en menos de un segundo? O, ¿tendremos algún tiempo extra después de esa fecha?

Pensando en la primera, la preocupación se va haciendo menor. Como decía el padre Ruperto en el seminario: “Dios los agarre confesados”, por lo que una simple confesión en el momento oportuno debería salvarnos. Los días anteriores, tendremos la parroquia llena y con filas de kilómetros de toda la gente que buscará su última absolución terrenal. Pondremos varias cajitas de limosna extra cada cincuenta metros, algunas copitas para compartir el vino de consagrar en cajita que tanto atesoré en la cava, y a repartir bendiciones se dijo, a cambio de Ave Marías, Padrenuestros y alguno que otro Yo Pecador. Y nada más que hacer, que sentarse a esperar los fuegos artificiales
.
La segunda opción es que no sea tan rápido y que lo que venga sea lento y tan largo como la sensación de que el tiempo se ha parado como cuando nos visita la suegra. En ese caso, habrá similitudes como las filas de gente, las cajitas de limosna adicionales, pero con la diferencia de que el vino no será compartido sino resguardado. No importa que sean terremotos, huracanes, enfermedades, telenovelas, un cambio de polaridad, etc., que nos dejen en la época de las cavernas y que nada de lo que utilicemos hoy en día funcione, así que nos preparamos. Asistimos a la Universidad de la Parroquia a los cursos básicos de Supervivencia al 21 de diciembre de 2012.

Allí, aprendimos primero que todo a hacer velas. ¿Cuántos de ustedes saben hacer una? ¿Ven? Es importante poder alumbrarnos en las noches, para leer los diarios vespertinos con las últimas noticias del apocalipsis, para no perder la costumbre de una cena romántica a pesar de la adversidad, para poder encontrar el enchufe para cargar la batería del celular, para encontrar el control del televisor, etc. 

Superados los dos niveles, iniciamos el de ”Cómo hacer fuego”. Según la biblioteca de la Parroquia (Wikipedia), se necesitan dos trozos de madera tierna. Uno, abierto por la mitad que esté seco al que se le hace una ranura con una piedra y el otro un palo resistente de madera más dura. Hay que hacerlo girar para que salga una llama. Con la Secre encontramos un método más efectivo. Con seis pedazos de madera, hicimos una cajita. Cuando necesitemos hacer fuego, sacamos uno de los muchos encendedores BIC que hemos comprado y que guardamos en la cajita, y… problema resuelto.

El siguiente curso fue aprender qué se puede comer y qué no. Aprendimos a diferenciar las diferentes especies de hongos, setas o champiñones, para saber rápidamente si son comestibles o no. En las primeras clases intentamos determinarlo a simple vista. Tuvimos relativo éxito con algunos, pero fallamos en un alto porcentaje. Así que buscamos a un experto que nos orientara y nos ofreciera otra posibilidad. Lamentablemente el conocedor tuvo que dejarnos en la segunda clase, justo en la práctica llamada “¿Qué hongos son venenosos? Una sola mordida para saberlo”.

Cazar fue la siguiente etapa. Nos concentramos en aves de corral y peces, destacándose “Pollo deshuesado, sector congelados”, “atún en aceite y en agua, latas de 250 gramos”. Tamb ién hicimos varios cursos adicionales, entre los que destacamos: “Cómo abrir las papas fritas sin perder ni una” y “Chitos o palitos de queso”, 

Puedo asegurarles, queridos feligreses, que estamos preparados para el 21 de diciembre. 

Bendiciones,

jomonk2 Firma200i2Safe Creative #1212092810668

lunes, 3 de diciembre de 2012

Sermón del martes: ¡Le estoy haciendo daño!

 

Es tiempo para recuperar todas las fuerzas dejadas en los grandes almacenes y en las largas colas para pagar en cualquier establecimiento de comercio de cualquier ciudad. Son días de reflexión y de sinceridad y que como ya va por la mitad, la recuperación debería ir por ese mismo nivel. Amigos feligreses, aprovecho que estamos hoy acá reunidos para invitarlos a que no se detengan en el proceso, ¡adelante!

dolor

¿Cuántas veces hacemos o decimos cosas sin darnos cuenta que le estamos haciendo daño a otras personas? O mejor... ¿cuántas veces nos damos cuenta? ¿Se han detenido a pensar en ello? ¿Han pensado en ello sin detenerse? Pues, es hora de hacer un alto en el camino y de reflexionar sobre este punto. Puede haber alguien o "alguienes" que están recibiendo dardos, sin querer, por nuestra falta de atención.

Hoy, caminando por las hermosas calles de Pergamino, tomados de la mano con la Secre, hemos descubierto que de alguna manera yo le estoy haciendo daño a ella. Y aunque no me había dado cuenta, la verdad es que -como siempre- ella termina teniendo la razón.

Hablamos del asunto fríamente (a 40 grados de temperatura ambiente) y no dejamos nada por analizar. Miramos el asunto desde todos los ángulos y discutimos a "calzón quitao", es decir, con la verdad desnuda. Yo sentí vergüenza. Sentí mucha vergüenza porque, sin saber, la estuve lastimando y no me di cuenta hasta que ella me lo dijo. ¡Qué vergüenza la mía!

Ella insistía en que le hago daño. Yo le pedí disculpas y seguimos conversando. Compramos un helado (ella no quiso invitarme uno a mi) y mientras ella lo disfrutaba, yo me moría de ganas de darle un mordisco (al helado por supuesto, no olvido mi fuero, ni mis votos... ni tampoco que no era un momento propicio debido a la discusión). Pero ella se negaba porque yo continuaba haciéndole daño y de seguir así, no iba a poder soportarlo más, me lo aseguró con una lágrima escapándose de su ojo izquierdo. La del ojo derecho sí corría libremente.

Llegamos al centro de la ciudad y aunque yo le hacía daño –según ella-, la Secre permanecía a mi lado izquierdo, nunca al derecho, siempre al izquierdo. Yo le pregunté si era feliz así, y ella me decía que esperaba otra cosa. Que no pensó que fuera tan doloroso y me pidió que lo dejáramos de una vez. Por supuesto yo me negué y le pedí intentarlo de nuevo. Pero a ella le seguía doliendo. Yo le estaba haciendo daño y a esas alturas, yo estaba por aceptarlo, quizás por sus sutiles gemidos que parecían aullidos de lobos en noche de luna llena.

Así que después de buscar una salida intermedia y de no encontrar otra solución -ella no aceptó que yo le hiciera sus maletas- tuve que aceptar, no volver a usar las esposas que habíamos comprado para Navidad pasada y ¡menos en la calle!

Definitivamente hay mujeres a las que no les gusta caminar por el lado izquierdo.

Hermanos, podeis ir en paz, pero no sin antes pasar, por favor, por la cajita de limosnas que está a la derecha saliendo, para quedar a Paz y Salvo con nuestra Misión'08.

Bendiciones

 

jomonk2 Firma200i2Safe Creative #0901192431354

 

Nota: Publicada originalmente en la vieja Parroquia en Spaces

 

Enlaza al Confesionario †