viernes, 9 de octubre de 2009

El médico Punzón

 

 Punzon

Queridos feligreses, hoy quiero agradecerles su interés por conocer los resultados de los exámenes a los que fui sometido en días pasados. Para aquellos que apenas llegan a la parroquia y no pudieron leer a El Médico Matha, ni a El Médico Falla, les aclaro que no eran exámenes de Matemática Básica, Caminata en Pasarela, Púrpura mi Color, ni de Derecho Nuclear, como los que me imagino deben aprobar los candidatos a Papa, sino a unos exámenes médicos porque a este Cardenal de un pelo en pecho, un día desafortunado, le encontraron síntomas de padecer una enfermedad más de mujeres que de hombres, en su cuerpo cien por ciento varonil.

El día del examen en cuestión me introdujeron algo que ellos llaman un “no-lo-va-a-sentir-siquiera” y que me hizo saltar no exactamente de alegría… ¿o sí? Mejor digamos que no, y que en cuestión de un –corto- período de tiempo me extrajo algo de allá adentro que según las palabras del doctor Punzón, era de un color transparente. Creo que lo dijo en tono de satisfacción. Lo que aun no sé, es si era de satisfacción para él por lo que pudiera seguir en el tratamiento, o satisfacción para mí, que significara que ahí terminaba el tratamiento. Lo que más recuerdo es que al pasar la anestesia sentí las molestias que nunca había sentido.

Con los días pasando y yo en espera del resultado de los exámenes, fui entendiendo más y más a las mujeres. Eso de esperar por todo en la vida debe ser tenaz! Ya sé lo que les hacen cuando van al centro médico especializado para mujeres y les juro que no me interesa saber en lo más mínimo, qué les pudieran hacer cuando sus dolencias son otras.

Ya con los resultados en la mano, regresé al consultorio para escuchar el veredicto final. “Mire Farenas, ¿puedo llamarlo así o debo decirle Cardenal Farenas?”, me dijo el médico con otra de sus sonrisas preestablecidas. “Preferiría que me dijera: puede irse a casa, no tiene nada”, le respondí, intentando copiar su sonrisita. La Secre me miró con cara de “mirá-que-se-te-va-la mano” frunciendo el ceño.

“Farenitas, quiero ser sincero con usted. Los exámenes dicen con un alto grado de seguridad que usted no tiene nada grave en su cuello, pero no puedo garantizar que eso sea un cien por ciento cierto, hasta no abrir”. “¿Golpearon?, no escuché, perdóneme, mire quién es, que nosotros esperamos”, me apresuré a decirle. “Me refiero a una cirugía, Farenitas, que se hace de un día para el otro, bastante sencilla y que tan sólo requerirá tenerlo dos días internado”. Tan sólo atiné a decir… “¡glup”! “eso sí, yo lo voy a remitir al mejor médico cirujano que hay en la ciudad, para que le extirpe la tiroides de una vez”. De nuevo otro “glup” se me escapó sin querer. “Mire, entiéndame, usted no tiene nada grave, le repito, pero en los hombres se cree que hay mayor incidencia que en las mujeres cuando se trata de nódulos y para eliminar cualquier posible complicación en el futuro, mi consejo es retirarla por completo…”. Dos “glup” míos terminaron su frase.

Algo en mi interior saltaba de alegría. Por fin alguien me decía que era una enfermedad que se presentaba más en los hombres y no era mayoritariamente femenina. Un aire varonil y rejuvenecedor, recorrió mi cuerpo de punta a punta. Pero por otro lado, me sentía confundido: Si está funcionando bien o al menos no está del todo mal, ¿para qué retirarla ahora? ¿No sería como operar la apéndice para prevenir una apendicitis? Estaba intentando controlar mi temblor repentino cuando el doctor me dice:

“Por la zona donde están localizados los nódulos, debemos elegir al mejor cirujano y el doctor Corta es el mejor, sin duda. No podemos arriesgarnos ya que las cuerdas vocales, la arteria no se qué, los no sé cuantos que hacen lo otro, pasan por las vecindades y no podemos correr ese riesgo”. Tres sonoros “GLUP” salieron de mi garganta poco antes de casi perder el conocimiento, pero alcancé a recuperarme rápidamente para acordarme que hacía unos pocos minutos me había dicho que era una cirugía bastante sencilla y de un día para otro. Ahora, ¿ya se había complicado?

“Corta es médico particular por lo qué le va a cobrar la consulta y la cirugía, pero vale la pena. Es mejor pagarle a uno que sepa lo que hace, al fin y al cabo acá todos van a cobrarle algo, los buenos no están en medicinas prepagas”. Le dije tartamudeando que las arcas de la parroquia estaban desocupadas y que si habría forma de que en pago aceptara unas hermosas arañas y sus hermosas telarañas que se habían alojado definitivamente en la consabida cajita. Me dijo que no, con un rotundo “NO”. Le pregunté cuánto podía costar y me dijo que no sabía, pero que podrían ser unos “tres mil dolaritos, aproximadamente, MÁS o menos”, me pareció escuchar antes de caer desmayado.

Bendiciones impartidas por la Secre, debido a mi incapacidad actual de articular palabra,

                      jomonk2

Safe Creative #0910094663138

15 comentarios:

  1. No se si llorar o reir, lo cuentas con mucha gracia, pero el poso queda ahí. A esto le llamo yo sacarle partido a todo.

    Un abrazote saltando el charco.

    ResponderEliminar
  2. Unos médicos para cuidarse, hacer ejercicios regularmente, bendición antes y después, seguir la dieta y evitarlos!!

    Seguro que aprecia el grado de sinceridad y cordialidad del médico... pero de ahí a que quiera abrir sin reparos aquello que, con tantas no-se-sabe-cuántas-cosas, debería permanecer cerrado... ¡qué médicos esos! Debió preguntarle, si en vez de telarañas, aceptaría bendiciones, en estos tiempos son más útiles...

    Saludos y ánimos, Cardenal, deseo que todo vaya bien.

    ResponderEliminar
  3. Caramba, qué cara es la salud en Argentina.

    Imagino como te sientes Cardenal Farenas, yo aún tengo la cicatriz roja y el 16 he de volver a ingresar para saber más sobre lo mío.

    No quieren pillarse los dedos mandándote a casa sin más y como en medicina, dos+dos a veces son cinco, se cubren las espaldas.

    Te mando mucha energía positiva que es fundamental para estas cosas. Toda no, porque como te digo todavía ando enredada con los galenos y me puede hacer falta.

    Tu dile al "Dr. Corta", que corte y que te deje bien que por la cuenta que le tiene es seguro que lo hará. Si no, no cobra. Bromas aparte, mucho ánimo y mucha suerte.

    Ten a la parroquia informada de tu evolución.

    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
  4. Mucho cuidado carde no vaya ser que el doctor Corta corte otra cosa!!! Como siempre con sus entradas amenas !!! Me he muerto de risa cuando comenta que esperaba que el dr. le dijera "puede irse a casa"... Al menos cuando voy a consultar siempre pienso en regresar a casa o salir lo mas antes posible !!! No me gustan los hospitales ni consultorios o cosas que se parezcan :s... Por cierto muchos saludos a la Secre !! Ahora si que se ha desaparecido por completo !! O tal vez soy yo el que me he encerrado más de lo común, pero un fuerte abrazo a los dos. De corazón espero que todo salga bien y se recupere pronto !!! Por mi parte podre venir a cuidar de la parroquia siempre y cuando el vinito de consagrar esté a la vista ja ja ja ja !!!!

    ResponderEliminar
  5. Carde ya me estaba yendo y se me olvidaba dar la limosna, ya hice mis peticiones... Y entre ellas seria mucho pedir que otra vez organizara "los cuentos compartidos" como la ultima vez que se unieron las 3 plataformas!!! Espero que si !!!

    Ahora si me despido. Los quiere este su amigo y hermano mexicano sagc !!!

    ResponderEliminar
  6. Carde, espero que si te tienes que operar, sea rapidito y sencilla la recuperación, siento que tengas que pasar por todo eso.

    ¡¡Feliz finde!!, besitos.

    ResponderEliminar
  7. Hola Carde, imagino que habrá una segunda y tercera opinión galena.
    Perdón por meterme, es que me ha pasado hace años que me quisieron operar (por una módica suma jaja!!!) y resultó que me opuse terminantemente, busqué una tercera opinión y solucioné el problema con otras técnicas, en mi caso: vitamina EBA
    Tal vez no sea tu caso, pero a veces los galenos también tienen que llenar sus cajitas de limosnas.
    Y si no hay otra pues, cortar y tirar. También me cortaron una parte de mi anatomía y hace cuarenta años que sigo aquí.
    Cosas de la vida. Lo bueno es la anestesia, se parece a un buen vino añejo y abundante.
    Como sea, mi mejor deseo y bendiciones en esta circunstancia sin duda pasajera.
    Un gran abrazo ((::)) y en esta ocasión... cajita de vino y rezo
    PD: ¡¡ NO FALLA JAMÁS!!

    ResponderEliminar
  8. Concuerdo con mi tocaya!...tienen que pedir otra opinión antes de tomar cualquier decisión. no sería la primera vez que un médico considera necesario lo que para otro es inconveniente. Sin ir más lejos, cuando tuve mi primer hija me encontraron un fibroma del tamaño de un pomelo, y la ginecóloga que me atendía en ese entonces estaba sorprendida e indignada al saber que el obstetra no había aprovechado la cesárea para extraerlo. Por el contrario el médico me había dicho expresamente que consideraba mejor dejarlo. Luego consulté a otra ginecóloga que coincidió con el criterio del obstetra, así que decidí que no me operaría. Hoy mi hija tiene 17 años, no tuve nunca mayores problemas y el fibroma se redujo por sí solo al tamaño de una arveja. Hay que ser muy cautelosos. a la hora de operar algunos médicos son muy alarmistas...y muy comerciantes también.

    Espero que todo salga bien y consigas resolver el problema sin necesidad de cirugía. Pase lo que pase, te envío mis mejores ondas!


    un abrazo!

    P.d
    ya paso por la cajita de limosnas!

    ResponderEliminar
  9. pues q cosas le pasan aun a los d sotana...

    rezaremos x ti

    saludos

    dr_arenas@hotmail.com

    ResponderEliminar
  10. Ave maría purísima!

    Vaya, qué sorpresas se lleva uno en la vida!
    Desde luego que la vida es una cajita de esas que abres y salta algo desde el interior dejándote con los ojos como platos.
    Peo bueno, hay que reponerse de ese primer "susto" y continuar teniendo fe.
    Yo le deseo todo lo mejor, ya sabe.
    Y espero que todo sea rápido y satisfactorio!

    Un abrazo

    Y perdóneme padre, porque he pecado



    Lala

    ResponderEliminar
  11. Hola Carde!
    Bueno te cuento que somos cuatro hermanas y dos de ellas sufren de la tiroides y yo estoy encasillada en hipotiroidismo subclinico. Mi hermana que viene antes de mi comenzó con un nódulo y le diagnósticaron la enfermedad de Hashimoto y a la pequeña la enfermedad de Graves la primera es hipotiroidea y la segunda hiper.
    A final de cuentas a mi hermana (la de hashimoto) le dijeron que lo mejor sería operar y quitar el nódulo. La abrieron hicieron biopsia a una parte y todo salió estupendo, pero luego de los ocho días reglamentarios para entregar los exámenes y estudiar todo se dieron cuenta de que era cáncer de tiroides y tuvieron que abrirla de nuevo 15 días después y retirar toda la tiroides y ganglios linfáticos.
    Igualmente tenía que tomar pastillas así que te recomiendo por nuestra experiencia que si te tienen que operar y sacar algo, que lo saquen todo de una vez.
    Un beso para ti y otro para la Secre
    Espero que todo salga muy bien.
    Esme

    ResponderEliminar
  12. Hola Carde
    La palabreja operar asusta un poco, pero si con ello se solucina todo,es lo mejor y más rápido.
    Estoy de acuerdo con consultar una segunda opinión.

    Deseo que todo vaya muy bien, ánimo.
    Un abrazo con cariño.

    ResponderEliminar
  13. Primero de todo mi querido Carde, cambie de médicos que con esos nombres da yuyu....

    Segundo y ahora en serio, es verdad que los mejores estan en la privada?, aqui si tienes algo grave, mejor ir a la pública pues es donde estan los mejores.

    No entiendo...o tristemente, si.

    Animo mi Carde, ya verá como todo va bien, ya dicen, QUe Dios aprieta , pero no ahoga.

    Petonets castos i puros y si pudieran ser saneantes le juro que le mandaba, cientos, miles, millones.

    ResponderEliminar
  14. Estimado Cardenal:
    Antes que nada, le deseo que todo vaya bien y que si han de cortar, operar o cualquier otra cosa, que todo salga perfecto.
    Dicho esto, creo que no estaría mal recordarle mi pasado de secuestradora de crustáceos (Ud. ya me entiende...) así que ya sabe... cuando esté en manos del médicos, dígale, así no más... como quien no quiere la cosa... que tiene "contactos" en todo el mundo mundial, que saben lo que está sucediendo, y que si algo fallase, recibiría una "visitita" de ciertas personas que también saben cortar muy bien, aunque sin tener mucho cuidado de cómo quede el "paciente" después... jejejee...
    Pero para asegurarme de que todo vaya como tiene que ir, haré una pequeña contribución a la caja de limosnas... y así... poquito a poco, nos vamos asegurando de poder pagar la factura médica.
    ¡Que mire que está todo caro, ¿eh?!
    Besos hadados.

    ResponderEliminar
  15. No dejo limosna, pero sí prendo una vela por tí, querido Farenas. Cuídate mucho!!!

    ResponderEliminar

Deja tu confesión

 

Enlaza al Confesionario †