martes, 10 de noviembre de 2009

Peregrinación en Yucatán

 

 

padre Esta bitácora la inicié el mismo día, aunque ya eran las 10 de la noche, cuando recibí la orden de Roma para dirigirme con carácter a México, concretamente a la península de Yucatán, para evangelizar a los mayas que habían descubierto unos pocos días antes. Inicialmente pensé -mientras empacaba una sotana recién lavada y dos camisetas nuevas- que lo de carácter se debía a que tengo mucho de eso, pero leyendo más lentamente, entendí que era de carácter urgente que debía viajar. Así que no pasaron más de tres semanas cuando emprendí el viaje.

De Yucatán sabía que había sido lugar de residencia de los Mayas y que en los últimos años, era paso obligado de todo Huracán que se respete. Sabía que hablaban cientos de dialectos que llegaron a generar más de 40 lenguas diferentes (me refiero a los mayas, por supuesto, y no a los huracanes que no dicen nada pero que tampoco tienen pelos en la lengua), ¿cómo iba a comunicarme con ellos? Quizás en español que lo hablo may-o-menos bien. Así que con fe y optimismo me fui a conquistarlos.

Al llegar al aeropuerto de Mérida me estaba esperando el señor Humberto de la diócesis de Quito. Le dije: “¿Otto Humberto?” y el me respondió: “No, no soy Otto, soy el mismo de siempre”. Después de esa corta presentación y de mirarlo feo, nos dirigimos a un todo terreno para iniciar el viaje, donde yo debía entregarme a mi profesión.

Sabrán que estando en Yucatán no se puede dejar de ir a Cancún así que, después de rogarle a Humberto y prometerle una cajita de vino de consagrar de la parroquia, empecé mi peregrinación por allí. Cuando llegamos lo primero que vi ¡fue las mallas! Casi todas las mujeres mayas llevaban una –y las bueñas también- eso sí, tenían diferentes modelos y diferentes colores, unas bikini, otras tanga y muchas un hilito dental apenas (debe habérseles deshecho la tanga por la mala calidad de la industria textil maya). Las que no llevaban ninguna… no eran mayas, sino meños… inhibidas.

A medida que vieron mi sotana -sin medidas- mis sandalias -sin medias- mis cajitas de vino –a medias- corrieron a saludarme…medianamente, poniendo a prueba mi diccionario maya de bolsillo y mi habilidad para utilizarlo... medianamente.

- Bix a beel (¿cómo está tu camino?, que es un “¿cómo estás?” sin signos de interrogación porque los mayas no los utilizaban porque eran muy seguros en sus preguntas)

- Bien gracias, le dije en castellano puro y preciso.

- Bix a k’aaba’, me respondió.

- ¡Nooooo! si recién llego, todavía no voy a acabar, me apresuré a decirle. Y le pregunté cómo se llamaba, siguiendo paso a paso el Manual de Presentación de la Parroquia.

- María Guadalupe Gabriela Concepción de la Santísima Trinidad López, pero puede decirme Lupita. “Bix a k’aaba’” quiere decir en maya “¿Cómo se llama usted?”, padrecito…

- ¡Ah! bishacabá, bueno… ahora sé. Yo me llamo Farenas, pero puede decirme… ¿dónde puedo comprar un vaso de agua helada?

- Ha’ y Janal

- ¿Eso queda my lejos? Es que no sé las calles de este imperio.

- Padrecito… le pregunto que si agua y comida…

Una hora después y con la barriga llena y el corazón contento mi peregrinación continuaba.

Tiempo atrás, había leído sobre ciertos rituales sagrados en estas tierras y Humberto me aseguró con marcado acento húngaro, que los mayas ya no sacrificaban gente, me lo rejuró, lo que calmó un poco mi creciente nerviosismo puesto que algo así, podía romper cualquier intención de integración entre las diferentes culturas. Si confieso, además de evangelizarlos yo quería llevarme algo de ellos para la parroquia, oro o piedras preciosas por ejemplo, en un gesto de buena voluntad por supuesto. A cambio, les dejaría yo de recuerdo una estampa de San Farenas, con la que postulé el año pasado a ese título y que como algunos saben, fue rechazada con laureles y palmas.

Yo buscaba la fórmula para fabricar el balché, por ejemplo, que era el “vino maya”, que bebían en las más importantes ceremonias, por lo que podría quizás, algunas veces, sustituir el vino por esa bebida fermentada con cierto grado alcohólico. Todo en aras del intercambio cultural, nada más, que conste. Total, sólo era cuestión de llevarme a mi regreso unas cortezas del árbol de su mismo nombre y agregarle agua y miel argentinas.

Fuimos directamente a Chichén Itzá a ver la pirámide de Kukulcán, pero la verdad es que me desilusioné al llegar. No era un hotel y no tenían piscina tampoco. No me extrañó que los mayas se hubieran ido de allí, porque tampoco vi que estuviera abierta al público, ni casas cerca y como si fuera poco… ¡todo estaba en ruinas!

Le dije en voz baja a Otto, que si allí había algún maya estaría loco de remate. El maya, no yo, dejo eso en claro.

Bendiciones de fin de primera parte. La continuación se podrá leer algún día, siempre y cuando Humberto no me haya engañado con aquello de los sacrificios. Bendiciones.

Dedicada a mi amigo y hermano S@gc

                         jomonk2

Safe Creative #0911104858087

11 comentarios:

  1. Ave maría purísima!

    Uff, uf...qué dura y peligrosa resulta la evangelización!
    Espero que más adelante todo sea más fluido y consiga esa ofrenda de los nativos, esa pulsera adorada de plástico fino que le distingue como VIP en la barra del hotel de Cancún!!!
    Ilustrísima, sé que en estas ocasiones especiales no será pecado bendecir con ron. Incluso bebérselo, por aquello de no contraer enfermedades...
    Hip!


    Un beso


    Y perdóneme, padre, porque he pecado


    Lala

    ResponderEliminar
  2. jajajaja todo un delirio! como en sus mejores épocas, su eminencia! ejjeje...no se confíe con eso de los sacrificios!..no vaya a ser que en cualquier momento retomen las viejas modas (está volviendo el gusto por todo lo retro!) y se dediquen otra vez a extraer corazones "insitu" jejejeeje

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Vaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaya... ya era tiempo que le tocara a estas tierras, había escuachado de evangelización a tierras foraneas pero no sabía cuando le tocaba a la península. Y que me quedo callado ja ja ja ja. Es una verdadera sorpresa, le dire que no hay de que preocuparse pues aqui los mayas son bien sencillotes, ya vera que hasta luego no querá ni quitarse de estos lares. ah! Y espere a que lo inviten a jugar el famoso juego de pelota!!!Nada más que eso si hay dos cosas o muere descalabrado o decapitado, pero de que sobreviva, juassssssss.... Procure perder porque ahi los que ganan son los sacrificados... por cierto para estar aprendiendo el dialecto, no esta nada mal, algo que no le parezca solo diga "pek"... Ellos lo entederan perfectamente.

    Todo una travesía de verdad mire que si siempre me lo imagino con su sotana y vinito en mano a la hora de evangelizar.

    Oxigeno por favor.... que me meo jajaja !!!

    Fue un gustazo haber leido esta travesía. De verdad que siempre nos hace rer. Reciba un fuerte abrazo de este amigo y hermano mexicano que les quiere a usted y a la secre.

    Pd. pek significa, perro :) ja ja.

    ResponderEliminar
  4. en mi puebl0, puebl0 aun p0r d0blegar c0n fiereza en cuant0 a la religi0n esa que ad0ras, carde, tenem0s un subgrup0 de lindas mujeres que s0n t0das ellas de la patria de asi naci, asi me vist0...
    l0 que sucede c0n ellas es que se declaran ebrias de fe...mas n0 saben rezar...piden agrit0s un asiatente eligi0s0 que las enseñe. hasta ah0ra l0s que hanse allegad0, hanse id0 echand0 leches...
    p0drias venir a evangeizar 0 a enseñarlas...
    cre0 que ellas enseñen n0 se que leches a cambi0...
    animate
    estas si ue s0n mayas d everdad
    estan vivitas y c0lenad0
    y dese0sas de...
    salud0s
    carde

    ResponderEliminar
  5. Pues en Cancún, mas que mayas hay parejitas de españoles recién casados. Sobre todo durante los huracanes, que los hoteles son más baratos. Claro que entonces no pueden salir del hotel. Pero como son recién casados, lo agradecen...
    Vigila con el ofrecimiento de Gustavo. Me parece un poco peligroso...Un abrazo: Joan Josep

    ResponderEliminar
  6. Siempre lo supe: " El carde es un santo, un bendito, un sacrificado"
    Sabia del espiritu de entrega, del don de gentes, de ese alma misionera, de... la afición al vino- de consagrar- y sobre todo, de lo buen observador que es.
    Que sutileza al hacer la descripción de las "mallas", que sabiduria en lo que concierne a lo textil...
    Me siento cautivada por saber de una misión tan "espiritual" y sobrecogida por tanto peligro como le espera.
    Padrecito, andese con cuidado, cuide su cuerpo y...¡¡ vuelva ¡¡ Despierte¡¡¡ que ha sido un sueño, una pesadilla ¡¡
    Mil besos de reencuentro.

    ResponderEliminar
  7. aunque hoy no es día de misa obligatoria vine corriendo para que me llenaras el alma-buche de risas. Y me voy corriendo toda contenta con el regalo. Eres mi salvación cuando el repollo se pone pocho. Besoooooooooooooosss

    ResponderEliminar
  8. Hola Carde:
    Conmovida por tu sacrificado apostolado y dudosa de volverte a ver. Porsi...
    SUerte,
    SUsana

    ResponderEliminar
  9. Hace mucho tiempo que no me pasaba por ninguna parroquia y pecando por aqui y por alla he venido a parar a esta, no tengo mucha costumbre de confesarme no se si la ultima vez fue por la comunión, pero bueno siempre va bien eso de que te perdonen los pecados jejeje, así que aqui estoy arrodillada confesandome y tras leer esta historia de evangelización creo que voy a convertirme en una buena feligresa, por cierto el vinito ese de consagrar andeeeeeee estaaaaaa!!!
    Una pecadora aun no arrepentida...

    ResponderEliminar
  10. jajajaja genial como siempre su eminencia. Y ahora que puedo ponerle voz al texto, mejor todavía.

    En España siempre decimos que no hay que fiarse de las aguas mansas y que si el jabón se cae al suelo, es mejor no recojerlo. Lo digo por ese compañero, Otto. Vaya siempre detrás de él.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Después de días de retiro, vengo y leo de su evangelización por tierras mayas, que más que enseñar, por ahora le estan enseñando.
    Vaya con cuidado y no pierda de vista a su compañero, que nunca se sabe lo que uno puede encontrar evangelizando mundos desconocidos, igual le gusta y se queda.
    Gracia por las risas y espero algun día seguir sus aventuras religiosas por esas tierras sin evangelizar.

    Mis más queridos petonets para usted y la Sacre, siempre muy castos y muy puros.

    ResponderEliminar

Deja tu confesión

 

Enlaza al Confesionario †