sábado, 31 de enero de 2009

Los Espejos

 

Este sermón sale de los archivos de la parroquia ya que muchos han hablado últimamente de ellos. Acérquense y aprovechen para peinarse.

 

Todos hemos oído de los espejos. Apuesto mi sotana a que todos los han utilizado alguna vez. No tantos hemos roto alguno y no todos hemos tenido siete años de mala suerte. Unos hemos tenido… ¡nueve años de mala suerte!

espejo

Sabemos que hay muchos espejos y creemos que los espejos nunca mienten.

Tienen esa propiedad de decir la verdad por encima de todo… y por debajo también. Hay espejos que hablan y nos dicen lo que no queremos oír, como el espejo de la reina que atentó contra Blancanieves (la que atentó contra la bella niña fue la Reina, no el espejo). Este práctico elemento se ha utilizado además para enviar señales a través de las distancias cuando los celulares no existían. Los aventureros, encienden fuego con su reflejo ayudados por el calor del sol y… un buen encendedor de gas desechable (el desechable es el encendedor, no el gas).

Pero lo que no saben es que hay espejos que dicen... ¡mentiras! Eso dije: mentiras. Y no hablo de esos espejos de circo curvados de tal manera que nos hagan ver más gordos, más altos, más flacos o más bajos. Tampoco hablo de los espejismos famosos que viven en el desierto (los que viven en el desierto son los espejismos, no los famosos, esos viven en Hollywood). Me refiero a un espejo de apariencia normal, de reflejo normal, como ese que tenemos en la sala de la casa y que camino a la puerta de salida, nos detenemos a enfrentarlo y a mirar si estamos bien peinados, guapos y hasta perfumados, para salir a luchar por la vida.

Ese que está colgado de la pared y que aparentemente dice la verdad, en muchos casos se ha convertido en el más grande mentiroso. Las mentiras provenientes de él, tienen una particularidad que lo descubre inmediatamente ante los ojos de un buen observador. No mienten diciendo “eres el mejor”, “eres el más guapo”, “eres el más inteligente”, sino que, mienten exactamente al contrario: “No eres bueno para eso”, “No lo hagas que no saldrá bien”, “eres un principiante no más”, “ese no es tu oficio”, etc. En pocas palabras, atacan directamente a la autoestima del que se encuentra parado delante del espejo. Eso sí, al que se encuentre detrás del espejo, no le dice nada.

¿Quién de ustedes tiene uno de esos? o ¿Quién de ustedes ha escuchado a su espejo decirle algo parecido? A mi me ha pasado varias veces. ¿Cuánta gente en el mundo no hace lo que siente que debe hacer, simplemente porque tuvo la desgracia de escuchar a un espejo de esos en su casa? ¿Cuántos no piensan hoy “yo hubiera podido hacerlo”? ¿Cuántos abandonaron sus sueños más profundos por levantarse a las 5 de la mañana?

La solución no es ir rompiendo espejos a diestra y siniestra, sino que está en cada uno de nosotros. En la forma que queremos vernos y no en lo que un espejo nos dice… además, los espejos no hablan, dejémonos de tonterías. Un viejo dicho dice que “por más que la mona se vista de seda, mona se queda”, que puede interpretarse exactamente en sentido contrario para lo que quiero demostrar, es decir: que si nos vestimos de mona todos los días, seguro podremos subir al árbol. Y eso es lo que queremos hacer: Subir, subir y seguir subiendo, no quedarnos abajo como el gusano… de seda. Si al pararnos frente al espejo queremos ver a un arquitecto y el espejo nos muestra a un obrero, luchemos por ser arquitectos sin prestar atención al espejo. ¿Qué sabe él de nuestras aptitudes? Sabe de colores, pero no conoce nuestro corazón. No hay que dejarse engañar por tímidos reflejos que distorsionan la realidad.

Por favor, a la salida presten atención y depositen la limosna en la cajita de limosnas… ¡no en el reflejo!

Bendiciones,

Esta entrada está dedicada a un amigo
que se miraba en un espejo mentiroso
y que, como yo... le hizo caso alguna vez.
(le hizo caso al espejo, no al amigo)

              jomonk2


Copyright ® 2009 Todos los derechos reservados

 Safe Creative #0901212445217

viernes, 30 de enero de 2009

No dejes para mañana

 

padre1   ¿Cuántos de los presentes dejan cosas para mañana? ¿todos? Bueno, entonces, por favor, levántense un momento y vayan, ya mismo, a las cajitas demarcadas como “limosnas” y dejen sus contribuciones para las grandes obras de Farenas… dije: ¡ahora mismo! Y regresen que aún no les doy el sermón del martes.

Yo, desde este púlpito y delante de ustedes como testigos, prometo no dejar para mañana las cosas que debo hacer hoy. Y es que no tengo tiempo para hacer cosas atrasadas durante el día que llega. Por eso, procuro siempre hacer lo de hoy, ¡hoy! Es fácil y les recomiendo que también lo prometan todos. Se disfruta más el día y se evitan malos ratos.

Les explicó. Hace unos días tenía que enviar una serie de correos que por ver una película de Sandra Bullocks, dejé de escribirlos. Como soy muy ordenado, abrí un archivo de Word, en el que escribí los nombres de las personas a las que les contestaría a la mañana siguiente -sin falta- y el tema principal del correo. Al día siguiente, no pude hacerlo porque me encontré con que teníamos que ir al supermercado para hacer las compras que no habíamos hecho el fin de semana anterior para la parroquia. Ya saben, vino, hostias, vino y más vino.

Ir por la sotana que llevaba ya una semana en la tintorería, impidió que al próximo día realizara los pendientes que traía acumulados de otros días. Así que, a la mañana siguiente muy de madrugada, quise empezar a ponerme al día. Lo malo fue que no escuché el despertador porque me había acostado tarde, buscando las llaves que no recordaba que las había dejado encima de la mesita de la sacristía, para llevarlas y hacerles un duplicado que necesitábamos urgente para el 2 de julio.

Así que al despertarme, cerca del mediodía, me di cuenta que no tenía cigarrillos porque no los había comprado en el súper unos días antes, pues esa compra la dejé para hacerla en la tienda de la esquina cuando pasara por ahí, camino a conseguir las copias de las llaves. En esta situación, me di cuenta que no pasé por el banco y no tenía dinero para comprar los cigarrillos. Esperando a la Secre, quise adelantar los correos pendientes, pero no pude encontrar el archivo en el que había anotado a quienes debía responderles y qué carajos tenía que escribirles… perdón, me emocioné.

Llevo tres horas buscando la tarjeta débito del banco, que estaba en mi billetera, la cual, se esfumó como por arte de magia. Finalmente, recibí una llamada del súper para preguntarme cuando iba a reclamar una billetera olvidada en la caja 3, varios días atrás.

Si tengo que dejar de hacer lo que me proponía, para ir por mi billetera, entonces no voy a alcanzar a cumplir la lista de tareas que me había fijado hoy. Por eso, es que no dejo las cosas para mañana y prefiero hacerlas hoy mismo. Así que, los invito cordialmente a no volver a dejar nunca más, tareas de hoy para mañana.

Bendiciones,

                  jomonk2


Copyright ® 2009 Todos los derechos reservados

 Safe Creative #0901292490824

lunes, 26 de enero de 2009

El vals de la libélula

Cuento dedicado especialmente a mi gran amigo Sinuhé, que lucha por sus sueños hasta conseguirlos y sin rendirse, a pesar de las adversidades.

 

Libélula

 

Hoy, sentado en el jardín, recordé a esa libélula que me acompañaba todos los días, puntualmente, durante los últimos tres meses. Puedo decir que fuimos grandes amigos y hasta confesores, uno del otro.

Llegaba y se posaba en una rama del rosal que está a menos de tres metros del banco que diariamente ocupo yo, a pocos pasos del estanque en el que algunos pececitos juegan a esconderse del inclemente sol del mediodía en los veranos argentinos.

Cuando distraído no la veía llegar, se acercaba volando en círculos con el aletear silencioso, casi imperceptible, de sus dos pares de alas largas y delgadas. No se detenía hasta que yo le lanzaba un “Hola, te esperaba” que no pude –ni intenté nunca- disimular que salía de mi corazón. Recuerdo la primera vez que conversamos. Me preguntó, rompiendo el hielo, si yo también estaba enamorado ya que me sentaba por horas allí sin decir una palabra. Le respondí que no… que sí… que sí estaba enamorado, pero que no era esa la razón de esos momentos de paz que tanto me gustaban. “Acaso, ¿tu sí lo estás?, le pregunté.

“Yo, no lo sé realmente”, fue su respuesta inicial y antes de poder alargar la pausa, me contó que “desde que soy una adulta he estado sintiendo algo extraño por un amigo y creo que eso es amor, pero me temo que sea un imposible”, me dijo.  “Es un Caballito del Diablo”, me confesó sonrojándose y abriendo aún más sus ojos multifacéticos.

“Las libélulas sólo vivimos a lo mucho, cuatro meses en nuestra etapa voladora, es decir, me quedan tres meses de vida y sólo sé que quiero vivirlos junto a él”,  añadió. “Se ve tan guapo cuando se acerca y posa sus alas sobre su abdomen, yo no puedo hacerlo, ya que apenas puedo inclinarlas un poco cuando no me quedan horizontales. Sus ojos separados le dan un aire importante y serio”. “Por eso vengo a diario, para impregnarme del olor de las rosas y soñar con hacer realidad mi amor platónico”, me confesó a continuación.

Varias veces los vi volar juntos bailando un vals, mientras un grupo de libélulas los miraban al mismo tiempo que se escuchaba el murmullo de sus cuchicheos. Otros caballitos del diablo, sonreían a su paso mientras se guiñaban un ojo convirtiéndose en jueces de este amor prohibido.

Así pasaron los siguientes días, las siguientes semanas. Poco a poco, su volar se notaba más cansino y el baile se fue convirtiendo en bolero. Nunca los vi abandonar su sueño, sino al contrario, miraban la luna reflejada en el lago y veían cada amanecer juntos a pesar de sus diferencias insalvables, que les había costado el rechazo de sus respectivas especies.

Cómo recuerdo la última vez que los vi. Ella se esforzaba por abrazarlo pero sus alitas seguían sin plegarse. El, con toda la ternura que el amor pudo brindarle, cerraba sus alas rodeándola suavemente con tanta dulzura que ella, sintiéndose amada de tal manera,  pudo vencer las dificultades que la naturaleza les había impuesto y con un último aliento, por fin, pudo cerrar sus alas para morir en los brazos de su amado.

                  jomonk2


Copyright ® 2009 Todos los derechos reservados
Safe Creative #0901102385562

domingo, 25 de enero de 2009

La hormiguita revolucionaria

 


Hormiga


Esta historia es la de una hormiguita que cansada de vivir bajo los mismos granos de tierra de siempre, resolvió un día hacerse su propio hormiguero.

El lugar era un inmenso parque ubicado en todo el centro de la ciudad, sólo que los humanos, testarudos como siempre, habían construido la mayoría de las casas y edificios mucho más al norte.

Juana era su segundo nombre y Bautismal era su nombre de pila, y aunque tenía muchos buenos amigos y amigas en su hormiguero de siempre, no quería continuar dentro del mismo estilo y soñaba con nuevos diseños, menos reglas y sobre todo con una colonia modelo para todos los hormigueros del mundo.

Aquellos con los que hablaba de sus revolucionarias ideas la calificaban de loca y le recomendaban que fuera donde un sicólogo para tratarse sus males, que seguro ya rebozaban sus antenas. Así que ella, con quizás su último aliento de cordura, pidió la cita correspondiente. A las 8 en punto de la mañana del jueves... en cinco años la atenderían con mucho gusto, le dijeron en el Seguro Social. Eso la obligó a solicitar consulta con un sicólogo particular, bastante más caro pero que al menos la atendería ese mismo día.

- "¿Qué te sucede?" le preguntó el sicoterapeuta.

- "¿A mí? Nada", le respondió Juana.

- "¿Qué te trajo a mi consultorio?" insistió el Dr. Rodríguez

- "Yo vine caminando, me da miedo subir a un bus y terminar disfrazada de estampilla si me pisara algún humano".

- "Me refiero a qué cuales son los motivos por los que pediste una cita....", respondió pacientemente el sicólogo.

Y ella le contó todo. Por más de tres horas él la escucho atentamente y al final, dejando escapar un leve bostezo, le dijo:

- "Mira, Juanita, tienes que acabar con tus sueños..."

- "Eso es lo que quiero hacer: ¡Cavar!" le interrumpió eufórica la hormiga

- "No, no dije cavar dije a-c-a-ba-r.

- "Pero no puedo a-c-a-ba-r hasta que no empiece a cavar. Para construir un hormiguero debo cavar y cavar hasta acabar".

- "Mejor acabemos con esto y..."

-"Me va a ayudar a cavar usted doctor?, mire que es un trabajo pesado para los que nunca han cavado y empiezan a cavar, eso los dejaría acabados"

-"¡Yaaaaaaaaaaaa!" gritó Rodríguez y rompió en llanto.

Al día siguiente un titular en los diarios invitaba a las exequias de... un sicólogo que se había ahorcado pues decidió acabar con su vida antes que empezar a cavar.  A otros se les escuchó murmurar que había cavado su propia tumba.

 

                  jomonk2


Copyright ® 2009 Todos los derechos reservados

 

Por la Secre y el Carde

Cuento a 4 manos -  ol raicts reserved, prohibida su reproducción parcial o total sin consentimiento escrito de los autores.

OBAMAS~1

Amén.

viernes, 23 de enero de 2009

Avanza el lanzamiento de “Ocurrencias”



Seguimos avanzando en los preparativos para tan especial evento. Detalles por acá, por allá y más adelante… más detalles. Por ejemplo, ya en Google Libros hay una vista parcial de Ocurrencias que puede ser visitada por todos, con la portada y contratapa disponible al igual que algunos de sus poemas.

Google Libros 5

Google Libros 2

Otro punto es la página Web de Sandra que por algún problema en NIC Argentina, no ha sido habilitado el dominio pedido en diciembre y cuyo trámite duraría únicamente 8 días. Estamos en ello y Leo solicitó un nuevo dominio para ver si tenemos más suerte con este, mientras resuelven lo del original. El diseño de la página Web ya está cocinándose y seguro que para el lanzamiento estará todo listo.

Google Libros 3

Anoche tuvimos una reunión con los ángeles que por suerte no dejan de acompañarnos. Cuatro amigas que como bajadas del cielo han querido apoyar a Sandra para que sus comienzos en la sección de “Escritoras” sean menos traumáticos y mucho más llevaderos. Sin poder disimular sus alas, han dedicado gran parte de su valioso tiempo para explicarnos –con muchísima paciencia- todo lo que se requiere para hacer un buen lanzamiento de Ocurrencias. También se han ofrecido para participar activamente ese día.

Google Libros 4

Ellas, con varios libros ya escritos y publicados, merecedoras de varios premios de literatura en Argentina, forman parte del maravilloso grupo local Las Siete Mujeres que no dudan en trabajar para apoyar a todos los que soñamos con escribir, nos han mostrado un camino que sin ellas, hubiera sido una pendiente mucho más empinada.

Así que, ya está definido cómo será el evento. Se realizará en la segunda semana de marzo, quizás el día doce. Lectura de varios de sus escritos, palabras de personas que quieran hablar de la autora (falta encontrar a estas personas je,je), un intermedio musical y un brindis con vino de consagrar en cajitas, especialmente bendecido para la ocasión y algunos pasabocas para acompañar la velada. Elaboraremos la lista completa de personalidades locales y amigos que serán invitados y que asistan sin tener que pagarles… mucho. Yo quiero, además, una grabación en video del evento, pero ya la Secre me haló las orejas por el alto costo que este deseo pudiera tener.

En fin, quería compartirles este “reporte” ya que ustedes han sido parte muy importante para que hubiéramos llegado hasta este punto y no nos cansaremos de agradecerles todo su apoyo y aliento.

Bendiciones




jomonk2


Copyright ® 2009 Todos los derechos reservados

jueves, 22 de enero de 2009

Cuentos Compartidos de 2009 - Invitación





De acuerdo con varios correos recibidos solicitando que realicemos de nuevo otra ronda de Cuentos Compartidos, queremos invitar a los escritores y a los no escritores a la primera reunión de 2009, también con el formato de cuentos cortos y cuyo propósito es la unión de los diferentes blogs en cualquier plataforma, que nos conozcamos más e interactuemos a través de este juego sencillo y bastante creativo.

Les cuento que la última vez participamos 28 blogs de tres plataformas (Blogger, Live Spaces y Wordpress) siendo un éxito total pues leímos 28 cuentos originales y todos bastante creativos. Les recuerdo que no es un concurso y por lo tanto no habrá premios en efectivo ni en especie.

El título para este cuento será “La fortaleza de mis alas”, no tendrá más de 70 palabras y serán publicados el día 5 de febrero. Podrá ser en verso o en prosa, ampliando así la libertad de expresión, jaja

Por favor inscribirse en los comentarios, que la parroquia se encargará de actualizar la lista permanentemente.

Guías generales:

- La entrada tendría para todos el Título "La fortaleza de mis alas"

- Fecha de publicación: Febrero 5 de 2009 a las 0:00 horas de Europa

- El encabezamiento de la entrada sería algo así: "Varios blogs amigos nos hemos unido hoy para contar un cuento de no más de 70 palabras. Al final encontrarán los enlaces a los otros blogs participantes, para que por favor lean sus versiones originales"

- Al final de la entrada pondremos los enlaces a los otros blogs participantes, de manera que nuestros visitantes puedan dirigirse fácilmente a las otras entradas.

Los que quieran participar por favor, les pedimos que lo digan en sus comentarios acá, y yo iré actualizando la lista aquí mismo. No hay un límite de participantes, ojalá seamos mil blogs reunidos en este proyecto.

Amigos que ya han confirmado su participación, por orden alfabético:

clip_image002 21 gramos de alma

Aire

clip_image002 Aire de Alhena

clip_image002 @ngelluz

clip_image002 Ankh

clip_image002 Ardilla Roja

Arena

clip_image002 Basileia

clip_image002 Cardenal Farenas

clip_image002 Fal-cão

Gloria

Goibelurra

clip_image002 Goyo

Irlanda

Leo

clip_image002 Lola

clip_image002 Ly

Mariolo

clip_image002 Metro

Mimí

clip_image002 Mistik

clip_image002 Neogeminis

Nieves

clip_image002 Not just a moustache

Pepe

Pepi

clip_image002 Perlita

S@gc

San

clip_image002 Sandra S

clip_image002 Shao

clip_image002 Sherezade

Shi

clip_image002 Silvia

clip_image002 Sinuhe


Bendiciones,

jomonk2


Copyright ® 2009 Todos los derechos reservados

 

Enlaza al Confesionario †