sábado, 2 de octubre de 2010

No hay una única razón

viejos

Escafandro había nacido en la costa oeste del litoral pacífico de Suiza, en el seno de una familia acomodada que se había radicado en aquel país poco antes de finalizar la década del sesenta. La familia había huido por un supositorio de su patria bananera. Un nuevo régimen acaba de tomarse el poder y ellos supusieron que las cosas allí se iban a poner muy duras bajo las leyes marciales, por lo que partieron a Europa mientras pudieron. Varios lustros atrás.

En unos días celebrarían su cumpleaños número ochenta y cinco y se preparaba una fiesta sin igual para celebrar tal acontecimiento. Nunca antes Escafandro había llegado a esa edad. Lo que añadía un poco de incertidumbre y misterio al evento era si Escafandro llegaría alguna vez a esa edad, debido a su interés por los deportes de alto riesgo. No pasaba un día sin jugar una partida de ajedrez con la esperanza de capturar a la reina, o… al menos, más que fuera, a un peón.

“No hay una única razón para pensar en cosas tristes” dijo su hijo, Albertini, de 52 años, nacido en Escocia en una primavera otoñal. Ya contraté a la orquesta de cámara para amenizar la reunión. “Yo también adelanté algo” dijo Petrovska, hija adoptada por Escafandro en uno de sus viajes al Caribe. “Hablé con el padre García1 para que asista esa noche”. Juliette, de Ciudad del Cabo, no quiso quedarse atrás y acotó: “Yo ya reservé mi turno en la peluquería”. “Será orquesta de cámara ardiente” pensó uno de los criados.

La vitalidad de Escafandro era de envidiar. Podía comerse dos tostadas al desayuno sin perder el aliento. No importaba si eran tostadas a la francesa o pan de ajo. No perdía el aliento. Pero no había una única razón para pensar en cosas tristes. Su familia preparó la fiesta cuidando cada detalle y sin ahorrar esfuerzos. La torta con las 85 velitas ya venía en camino de la mejor pastelería alemana que encontraron en París. La vajilla de porcelana desempolvada y los cubiertos de plata brillaban a más no poder.

La noche anterior una tempestad se dejó caer sobre el cantón. Aquellos que creían en agüeros pensaron lo peor. “Va a dañar los rosales”. “Entrarán embarrados ensuciando la alfombra”. “¿Dónde colgaremos tanto impermeable?”, eran apenas algunos de los comentarios que se escuchaban, pero no había una única razón para presagiar algo malo. Aunque… dos trenes descarrilaron a la madrugada a pocos kilómetros de Zurich.

La esposa de Escafandro, llamó a la familia para una reunión de emergencia y les dijo: “No hay una única razón para pensar en que debemos aplazar la reunión… ¡hay como cincuenta mil razones!”.

Bendiciones,

alt jomonk2

Safe Creative #0901112390730

1 Cómo llegó el padre García a este cuento es algo que aún no logro entender – Nota del autor.




Nota: Escrito publicado originalmente en la vieja parroquia de Spaces el día 16 de mayo de 2mil8

20 comentarios:

  1. Aqui una de sus feligresas descarriadas vuelve, no se que unica razón dar por mi desaparición de esta mi parroquia, ya que en ella encuentro alegria, y un cepillo bien hermoso para poner mis escuetas limosnas, algún día tendrá la piscina, pero no sera la unica razón por la que yo vuelva, tengo 50.000 razones para volver y leer sus historias.
    Petonets Carde, petonets Secre, os quiero.

    ResponderEliminar
  2. Irlanda,mujer que regresa 50 mil veces!!! Qué alegría leerte de nuevo. También te queremos y mucho, lo sabes, no?

    Benediccions castes

    ResponderEliminar
  3. Ay Cardenal, por aca otra feligresa muy perdida y que jamasmente deja limosnas (en todo caso revisa y se lleva lo que encuentra jajaja) ... Me queda una duda sobre esta historia, al final Don Escafandro llegó a los 85???
    Muy Buena, Carde, ya sabes que tu humor me fascina! Les mando a vos y la Secre un abrazo inmenso, siempre los tengo en mi corazón!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Ani, que gustazo verte por acá de nuevo. Extrañamos tus pasos por la ciudad... cómo nos gustaría que pasaras por la parroquia alguna vez!! jajajajaja,

    Unas fuertes bendiciones también para ti.

    ResponderEliminar
  5. Qué? Los invitados venían en los trenes?????
    Te dejo, después de mucho tiempo de no leerte, muchos saludos berlineses.

    ResponderEliminar
  6. Han vuelto las locuras parroquiales a este rincón algo empolvado por la falta de uso! jejejejeje...he disfrutado de otro de tus exclusivos divagues y me alegro que hayas decidido regresar al redil bloguero! jejeje

    Que tengas un muy buen fin de semana!!

    ResponderEliminar
  7. Marisol de verdad que hace mucho que no nos leemos, cómo has estado? Ya pasaré a visitarte requeteprometido.

    Muchas bendiciones rosarinas

    ResponderEliminar
  8. Neo imagínate lo que he tenido quenhacer para desempolvar toda la parroquia, especialmente la cajita de limosnas que algunos piensan que es para tomar y no se enteran que es para dejar (no digo ningún nombre, no sea que Ani me rete después jeje)

    Gracias Neo por pasar y por tu comentario, nos hace falta estar por acá y compartir cada cosa que se nos ocurre en esta bellísima y extrañada familia de blogueros. Ya estamos tratando de reorganizarnos y dedicar un tiempo específicamente dedicado a los blogs.

    Mil bendiciones y más de un café pendiente

    ResponderEliminar
  9. Cardenal Farenas, en qué hora más tardía veo que ha publicado una nueva homilía. Es muy tarde y la leeré mañana; pero no quería dejar pasar la ocasión para mandarles un abrazo muy fuerte.

    Me alegra mucho ver el confesionario de nuevo animado.

    Mañana sin falta le comento el texto.

    ResponderEliminar
  10. Bueno, al final lo leí ahora jajaja

    Admiro la capacidad que tiene su eminencia para darle la vuelta a las tragedias y sacar de ellas la parte cómica que en muchos casos es dificil de hallar.

    Repito, me alegro mucho de ver vida en esta parroquia.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. Ardillita linda, que no sé si seguiste con lo de las mentiras del Gustav0 (con cero, a menos que haya cambiado de teclad0 jeje)

    Qué lindo tenerte de regreso en este humilde lugar sin piscina pero que los extraña a cada segundo.

    Bendiciones!!

    ResponderEliminar
  12. Hola, ola de mar...
    pelín macabro..., al menos lo entendí así. Dentro de unos meses me vendré aquí, a blogspot, nos echan de live a wordspress, que lo odio, por cierto.
    Gracias por vuestra sincera felicitacion, la secre sabe bien como me siento por este pequeño nacimiento..Lo mejor de este año para mi.
    uN BESO, del Aire

    ResponderEliminar
  13. ¿¡Como!? ¿¡Que todavía no está terminada la piscina!? No, si ya decía yo que venir ahora no era buena idea todavía... Que si... que ya abro el monedero a ver que me ha sobrado después de comprar el tintorro para mi mozo. Aunque pensé que la ausencia prolongada de su Eminencia era porque le estaba dando los últimos retoques al embaldosado de la pisci, no porque se hubiese ido de cumpleaños a Suiza ¿o era a Paris? Ah, que no ha habido cumpleaños... entonces ¿por qué tiene toda la boca llena de nata mi querido Cardenal? Huisss, solo me quedaron 3 céntimos y todavía tengo que comprar el pan
    Beso su anillo con respeto y carcajadas (que ya se echaban a faltar por estos lares)
    Abrazos a la Secre y a usted
    Leonor

    ResponderEliminar
  14. Aire de mar seguro que todavía estás saltando por tanta felicidad, hasta acá se siente!! Desde ya te estamos esperando en el barrio, no dejes de avisarnos por favor.

    Yo pasé la vieja parroquia a WP pero por no perder lo escrito ni los testimonios que allí habían, pero es esta donde construimos la piscina, que por cierto, te cuento, ya adelantamos: compramos un flotador!!

    Bendiciones editadas

    ResponderEliminar
  15. Leonor, bella señora del castillo, qué gustazo me da saludarte. Cómo van las cosas? Ya tienes las fotos? jeje no las olvido. Aun recordamos cuando nos presentaste el castillo antes de mudarte.

    Sabes que te queremos mucho, cierto? Bueno, pues no lo olvides. Gracis mujer por tus sonrisas que iluminan la parroquia.

    Bendiciones tan grandes como un castillo.

    ResponderEliminar
  16. Hay tantas razones para estar triste... y algunas son muy futiles, Sabes que nos quitan los spaces...? Tando amor y cariño derramado en mi infierno...Aun recuerdo cuando tu estabas justo a mi ladito en uno de mis peores momentos, Ja! un cura acompañandome en el infierno...
    Cuan agradecida estoy de conservarte y verte! Poer cierto, como v te va???? Espero que todo este bien de todo corazon.
    Un beso enorme desde mi averno personal. MUAKS!!!
    Nieves la poseida.

    ResponderEliminar
  17. Nievessssssssss!! tan bella tu!! todavía recuerdas esos momentos? mira que el afortunado soy yo!! generalmente la gente que me recuerda siempre me saluda con un: "Esta semana sí vas a pagarme?"

    Te cuento, vamos bien, esta ciudad es un lugar extraordinario y aunque seguimos sin piscina, no podemos quejarnos.

    Lo de los Spaces, sí lo supe y pasé a la antigua parroquia a WorldPress para poder guardar más que nada, los comentarios de los feligreses, huellas que no quiero perder por nada del mundo.

    Cuéntame si te vienes a Blogspot o te quedarás en WordPress? Te queremos mucho Nieves, eres muy especial y siempre tendrás un lugar especial en nuestro corazón... a pesar de los infiernos jeje

    Bendiciones amigota! Muchas bendiciones!!

    ResponderEliminar
  18. Vuelvo a entrar a tu blog.
    Los Haikus se caracterizan por hacer tres frases que contengan 5+7+5 sílabas. Y como en tu caso hiciste 5+6+7 no te puedo premiar, pero si enviarte otro abrazo por haberme visitado como lo prometiste.

    ResponderEliminar
  19. Carambas!! yo siempre hablando de más. Por eso se me fueron las sílabas extra. Mil bendiciones Marisol y por supuesto seguiré deleitándome con tus escritos.

    ResponderEliminar
  20. ¿Y por qué razón tampoco había visto yo esta entrada? En fín... si es que no se puede una descuidar...
    Para hacerme perdonar sin necesidad de contar mis inexistentes pecados, procedo a dejar algo de limosnilla y unas botellas de ese vino que tanto le gusta y que saco furtivamente de la bodega de mi padre.
    Saludos con mucho cariño para Ud. y la secre.

    ResponderEliminar

Deja tu confesión

 

Enlaza al Confesionario †