miércoles, 3 de noviembre de 2010

Evangelización en alta mar

Barco

En aquel famoso mar, los piratas hicieron de aquellas aguas, una tierra de nadie. Por eso Roma me envió directamente a evangelizarlos, no había tiempo que perder. Debíamos colonizar esas tierras… ¿esas aguas? o mejor… los barcos, antes que otros lo hicieran por nosotros, y… por supuesto, salvar esas almas.

Roma fue clara en su mensaje: “Farenas, muévete ya”. Les respondí que ya iba en camino y quedamos en que si lograba encontrarlos, si lograba salvarme y además, si lograba evangelizarlos y convertirlos, me darían parte de cualquier tesoro escondido que pudiera encontrar durante esta misión. Donarían para mi piscina un doblón de oro. El resto iría directo para Roma en la valija diplomática.

Para aquellos que sólo han escuchado de piratas cibernéticos, permítanme recordarles que la voz “pirata” viene del latín “pirāta”, que a su vez viene del griego πειρατης (peiratés). Es decir que el primer pirata fue griego y del segundo en adelante, fueron todos unos latinos, que no dejaban en paz barco que se les atravesara en el camino. Desde esa fecha, exactamente un montón de años atrás, con decirles que no existían los walkman en ese entonces, la voz ha sufrido muchos cambios, lo que no debe sorprendernos ya que a todos nos pasa, especialmente en la adolescencia.

Busqué la foto de un pirata en Internet para saber cómo era y así poder identificarlo cuando viera uno. En realidad pensé que eran diferentes y no sé por qué me pareció muy familiar su cara. La guardé en mi bolsa, junto con el escapulario y el misal y partí.

garfio

Tomé un taxi y le dije con voz fuerte y segura: “lléveme a alta mar”. El conductor me miró con ojos de “quién-se-cree-que-es-este-lunático” y me hizo bajar del vehículo. “Mi dinero es bueno, ateo” le dije mientras corría hacia el otro lado, no fuera que quisiera devolverse. Tomé el metro y me puse a medir las dimensiones de mi valija, ya que si decidía a irme en avión, debía asegurarme que estuviera dentro de lo aceptado por las líneas aéreas.

Ya en pleno vuelo hacia la costa, me dediqué a averiguar dónde quedaba Alta Mar y descubrí –no sin asombro- que quedaba en todas partes. Los países se pusieron de acuerdo para distribuirse el mar de alguna manera… de alguna manera lo lograron y lo dividieron en el mar territorial que comprende las primeras 12 millas a partir de la costa. Luego, otras doce millas de zona contigua. Dicen contigua pero no cuenta contiguo para nada. De ahí cuentan 200 millas y la llaman la zona económica exclusiva. Entre tantas cuentas son todas millas y tuyas… no hay ninguna. Es decir, si te metes a las millas, te hundo. Con razón hay piratas, me dije y rápidamente pensé en devolverme a buscar a los verdaderos piratas que deben estar sentados cómodamente en las Casas de Gobierno de cada país.

(Continuará)

Bendiciones y les recuerdo pasar por la cajita de limosnas por si acaso no encuentro ningún tesoro y Roma no me da mi comisión.

alt jomonk2

Safe Creative #1011037752670

5 comentarios:

  1. ¿Sabías que existió un arzobispo pirata? Además de arzobispo de Tarragona se ve que era almirante. Participó en la batalla de Lepanto y de vuelta, como el enemigo y sus tesoros estaban bajo el agua y como, quizá, vamo, casi seguro, no le dio ni un maravedí, de vuelta, para que la tripulación no se le revelara se dedicaron a piratear a todo quisque. Vigila si te lo encuentras. Un abrazo: Joan Josep

    ResponderEliminar
  2. Jaaaaajajaja ' a mi tambien me resulta conocido ese pirata de la foto , jajaja , pero igualmente le doy muuuuuucho mas credito a este que a los del gobierno , jajajaja
    abrazos querido Carde y disculpe que me olvide de traer algo para dejar de limosna , es que vivo en Argentina sabe , ajjaja
    besote a la secre :)

    ResponderEliminar
  3. Ya decia yo que les faltaba algo a los del govierno (el tuyo y el millo) ¡El aro de la nariz! Claro que si se lo pusieran todo el mundo los reconoceria... Y la liariamos mas de lo que esta!!!
    Besos infernales querido monje... Perdon, no era mi intencion quitarle galones pero me puede la maldad!

    ResponderEliminar
  4. jejejejee se me ocurre que alguien ha estado otra vez abusando del vino consagrado! ajjajaaja...entre piratas de alta mares hay uno que se destaca y es ese de la foto que me parece conocido, camuflado su hábito bajo rojo traje de terciopelo(?)jajjaja


    (Un divague muy propio de "alguien" que no se priva de cerrar con un buen toque de irónica actualidad política!)


    un abrazo y aprovecho para agradecerte tu paso por la Agenda de Ideas!

    ResponderEliminar
  5. Al de la foto no lo conozco, son todos tan iguales,.. ¿alguien me ilumina? Se olvidó de los piratas del asfalto Carde, se ve que los mares quedan chicos, o estarán muy contaminados, que se yo...
    Y tampoco se olvide de Alí Babá y sus 40 ladrones, ni del Príncipe de los ladrones, bueno usted sabe son tantos!
    Esta entrada me intriga :)
    Abrazos((:))

    ResponderEliminar

Deja tu confesión

 

Enlaza al Confesionario †