domingo, 9 de diciembre de 2012

Estamos listos para el 21 de diciembre


Estamos listos para el 21 de diciembre
Yo no soy de los que creen en profecías, pero no puedo negar que me siento un poco nervioso a medida que nos acercamos… o debería decir, a medida que se acerca el 21 de diciembre. En abril 16 de 2010 ya habíamos hablado de este suceso en el sermón de esa semana. Si quieren leerlo está aquí.

alineacion-planetaria

Con la Secre estamos preparándonos por si acaso. Lo primero hicimos fue tratar de entender cómo será ese día. Después de arduas investigaciones ella dedujo que será un viernes. Enseguida, empezamos a listar las posibilidades de cómo ocurriría. Al llegar el solsticio de verano (del hemisferio sur) ¿explotará la tierra en mil pedazos? ¿Caerá una lluvia de meteoritos invisibles que nos volverán picadillo? En realidad, nos centramos en dos opciones: ¿Ocurrirá todo en menos de un segundo? O, ¿tendremos algún tiempo extra después de esa fecha?

Pensando en la primera, la preocupación se va haciendo menor. Como decía el padre Ruperto en el seminario: “Dios los agarre confesados”, por lo que una simple confesión en el momento oportuno debería salvarnos. Los días anteriores, tendremos la parroquia llena y con filas de kilómetros de toda la gente que buscará su última absolución terrenal. Pondremos varias cajitas de limosna extra cada cincuenta metros, algunas copitas para compartir el vino de consagrar en cajita que tanto atesoré en la cava, y a repartir bendiciones se dijo, a cambio de Ave Marías, Padrenuestros y alguno que otro Yo Pecador. Y nada más que hacer, que sentarse a esperar los fuegos artificiales
.
La segunda opción es que no sea tan rápido y que lo que venga sea lento y tan largo como la sensación de que el tiempo se ha parado como cuando nos visita la suegra. En ese caso, habrá similitudes como las filas de gente, las cajitas de limosna adicionales, pero con la diferencia de que el vino no será compartido sino resguardado. No importa que sean terremotos, huracanes, enfermedades, telenovelas, un cambio de polaridad, etc., que nos dejen en la época de las cavernas y que nada de lo que utilicemos hoy en día funcione, así que nos preparamos. Asistimos a la Universidad de la Parroquia a los cursos básicos de Supervivencia al 21 de diciembre de 2012.

Allí, aprendimos primero que todo a hacer velas. ¿Cuántos de ustedes saben hacer una? ¿Ven? Es importante poder alumbrarnos en las noches, para leer los diarios vespertinos con las últimas noticias del apocalipsis, para no perder la costumbre de una cena romántica a pesar de la adversidad, para poder encontrar el enchufe para cargar la batería del celular, para encontrar el control del televisor, etc. 

Superados los dos niveles, iniciamos el de ”Cómo hacer fuego”. Según la biblioteca de la Parroquia (Wikipedia), se necesitan dos trozos de madera tierna. Uno, abierto por la mitad que esté seco al que se le hace una ranura con una piedra y el otro un palo resistente de madera más dura. Hay que hacerlo girar para que salga una llama. Con la Secre encontramos un método más efectivo. Con seis pedazos de madera, hicimos una cajita. Cuando necesitemos hacer fuego, sacamos uno de los muchos encendedores BIC que hemos comprado y que guardamos en la cajita, y… problema resuelto.

El siguiente curso fue aprender qué se puede comer y qué no. Aprendimos a diferenciar las diferentes especies de hongos, setas o champiñones, para saber rápidamente si son comestibles o no. En las primeras clases intentamos determinarlo a simple vista. Tuvimos relativo éxito con algunos, pero fallamos en un alto porcentaje. Así que buscamos a un experto que nos orientara y nos ofreciera otra posibilidad. Lamentablemente el conocedor tuvo que dejarnos en la segunda clase, justo en la práctica llamada “¿Qué hongos son venenosos? Una sola mordida para saberlo”.

Cazar fue la siguiente etapa. Nos concentramos en aves de corral y peces, destacándose “Pollo deshuesado, sector congelados”, “atún en aceite y en agua, latas de 250 gramos”. Tamb ién hicimos varios cursos adicionales, entre los que destacamos: “Cómo abrir las papas fritas sin perder ni una” y “Chitos o palitos de queso”, 

Puedo asegurarles, queridos feligreses, que estamos preparados para el 21 de diciembre. 

Bendiciones,

jomonk2 Firma200i2Safe Creative #1212092810668

10 comentarios:

  1. Neogéminis: Como no encuentro al opción comentarios en la última entrada la dejo aquí: ni idea de lo que ocurrirá el dichosos 21, pero por las dudas yo no dejo de ir a la cena de despedida de año que tengo para ese día jejeje...si se viene el fin del mundo...queme encuentre levantando una copa!jeje Un abrazo
    http://neogeminis.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  2. Neo gracias!! es un problema que no he podido superar. En cada entrada tengo que habilitar los comentarios y si lo olvido, pasa lo que viste... buaaaa!!!

    Ve a la cena tranquila, incluye una bolsa plástica en tu cartera y si algo pasara, llénala de manjares para los días siguientes.

    Bendiciones copadas

    ResponderEliminar
  3. A los buenos días:

    No había pensado en este día, así que vendré el 22 y tomaré notas.

    Cienes de besitos pal andando y cienes de y pico de abrazos

    Shi

    ResponderEliminar
  4. Shi, escuché el berrido y llegué corriendo de la sacristía.

    Qué bueno verte de nuevo por aquí.

    Bendiciones tomadas y entregadas

    ResponderEliminar
  5. Mi querido Cardenal, menuda sorpresa me he llevado, aquí andamos medios perdidos, pero que conste que en mi caso, no es por culpa del fin del mundo, hay otras cosas que me preocupan más. El vienes si Dios lo quiere será un gran día, entra el invierno y queda menos para celebrar la Navidad, eso sí yo espero que entre un nuevo año con mejor conciencia que el que vamos a dejar, y no pienso hablar de los muchos problemas que tenemos en este mundo, porque esa es una de las causas por las que me pierdo más de la cuenta. Salgo por la derecha o por la izquierda, me da igual donde esté la cajita, aquí nos están dejando limpios, así que no puedo dejar otra cosa que la buena voluntad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. A las buenos días:

    A ver que ya es 22, qué necesito: velas?

    Cienes de besitos pal andando. Feliz navidad y próspero año

    Shi

    ResponderEliminar
  7. Papiiiii... qué alegría verte de nuevo por este lugar. Vamos! No te pierdas tanto (como cierta persona que te escribe. Mujer, la sonrisa no se me borra de la cara por verte.

    Bendiciones despreocupadas para ti.

    ResponderEliminar
  8. Shi! jajaja sí, ahora vendemos las velas que hicimos... baratas están, quieres una o dos docenas?

    Gracias amigota, Feliz navidad para ti y los tuyos también.

    Bendiciones alumbradas.

    ResponderEliminar
  9. Saludos excelencia!! Un abrazo también! (No sé si aquí debí comentar, Aún no me sé pastorear por los blogs =))

    ResponderEliminar

Deja tu confesión

 

Enlaza al Confesionario †